Viabilidad lanzamiento de productos

Medir la viabilidad de nuevas ideas de negocio

Cada vez somos más los emprendedores que con una idea, mucha ilusión y limitados recursos nos animamos a poner en marcha una nueva idea de negocio. De ahí que ahora más que nunca se insista tanto en lo importante que es medir la viabilidad de nuevas ideas de negocio.

Desde hace unos años se habla del método “Lean Startup” basado en el aprendizaje validado que permite una orientación científica mediante experimentos frecuentes en los que se prueba la idea. Si bien es cierto que todo nace de una idea es necesario desarrollar ese concepto y darle forma. Una vez evolucionado el producto o servicio, es necesario medir la respuesta de los consumidores para verificar que el planeamiento inicial es correcto o si no lo es, tener la capacidad de “pivotar o perseverar”, como cita su autor Eric Ries.

Sin lugar a dudas el planteamiento “Lean Startup” ha supuesto un antes y un después para nosotros. De hecho como ya hemos mencionado alguna vez ha sido el impulsor para empezar a colaborar y crear esta empresa. Basándonos en el concepto del MPV (Mínimo Producto Viable) hemos creado una metodología para medir la viabilidad de productos o servicios antes de su salida al mercado. Para ello combinamos técnicas de investigación y herramientas de marketing digital. De esta forma somos capaces de calcular una estimación de la demanda real por medio de una prueba piloto con poco tiempo, inversión y riesgo. 

Sin embargo, al igual que insiste Eric Ries consideramos que no hay que detenerse cuando el resultado de la demanda es una negativa. Todo lo contrario hay que aprovechar esa información, avanzar y utilizar ese feedback, cerrar el círculo (crear-medir-aprender). Para nosotros es imprescindible conocer el por qué, obtener información sobre lo que no funciona de ese prototipo o desarrollo inicial y ser capaces de reorientarlo o redefinirlo.

Partiendo de este planteamiento hemos desarrollado, STAR Project, una metodología estandarizada pero con capacidad de adaptación para cada cliente y tipo de necesidadLa estructura de trabajo se basa en cuatro fases consecutivas, aunque puede que este conjunto no sea necesario en todos los casos. Tras la realización de cada fase se entrega un informe con los resultados obtenidos para que el cliente vaya conociendo el proceso de investigación y la evolución del lanzamiento.

La recomendación de qué fases y técnicas conviene utilizar en cada caso, dependerán del sector y del producto objeto de análisis. No obstante, las fases centrales son necesarias en todas las situaciones. En cambio, la fase previa (fase 0) y la plus (fase +) se plantean como servicios de valor añadido, pero que en ocasiones pueden ser un extra de información muy necesario.

Las fases de las que se compone la metodología “Star Project” son las siguientes:

Fase 0: Soñar la idea. Esta fase es interesante cuando la idea de producto no está terminada y hay incógnitas que resolver sobre la situación actual del mercado o la caracterización de la demanda. El objetivo es identificar tendencias, estilos y valores de la demanda definiendo segmentos o nichos de mercado.

Fase 1: Trazar la ruta. Se tiene una hipótesis o una idea inicial bastante avanzada y definida del producto que se quiere lanzar al mercado. Una vez que tenemos el mercado y el público al que nos dirigimos definido, se analiza en profundidad cuál es la situación actual en el mercado para poder definir la estrategia de comercialización y de distribución. El objetivo es validar la viabilidad de un producto nuevo en su público real y potencial. 

Fase 2: Aproximar el producto. Se tiene definido el producto, el mercado y los segmentos de consumo. El siguiente paso es poner en práctica el MPV (Mínimo Producto Viable) para comprobar el funcionamiento real del nuevo producto. El objetivo es medir la eficacia de una prueba inicial. 

Fase +: Reafirmar la idea. Ya se ha lanzado al producto al mercado y se han visto los primeros resultados. ¿La comunicación que realizamos transmite lo que deseamos y los canales de distribución son los más efectivos para nuestra demanda?, ¿nuestro packaging y presentación es adecuado?, ¿cómo se percibe nuestro producto en el mercado y como se posiciona respecto a los demás? El objetivo en este caso puede ser triple, valorar la comunicación más adecuada y los canales de distribución; desarrollar el concepto o diseño de un nuevo producto, test de producto, packaging; y/o analizar el posicionamiento e imagen de un producto servicio o marca en el mercado.

Y ahora nos gustaría mirar a los ojos a todos los emprendedores y preguntarles, ¿te animas a mirar al vacío y lanzarte con toda la artillería sin más? o ¿quieres ayuda para tejer una red de seguridad?

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. Información Bitacoras.com

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.